El palmito de los “garbanseros”
domingo, 19 septiembre, 2010, 12:29 PM - Critico de pacotilla


Le dije a Pedro que me animaría a escribir una parrafada de esas que las que me gusta a mí para ponerla en su rincón del “feisbuc”…. y como todo lo que se promete se hace deuda y toda deuda hay que pagarla, aquí estoy yo para hablar de los que menos pagan y más prometen y de mi querido pueblo que este año, además, es el tuyo.

Y así como Miguel lo vio también lo veo yo ahora... como un pueblo. Una especie de ciudad dormitorio que tiene vida tan solo a ciertas horas y en ciertos momentos. Donde los sueños del comercio duermen la siesta y la industria descansa su jornada de trabajo. Pueblo sin servicios en las horas de asueto…. obvio por otra parte ya que las camas ya están hechas, los suelos limpios y precintado el WC.

Hace ya algunos años alguien en un curso de Marketing que la Camara de Comercio Organizaba, el ponente delante de una taza de café me comentaba lo que ahora yo digo. Orihuela es cojonuda para descansar…. lo cual no es malo, muy al contrario, es cojonudo si es lo que busco. Imagino a los antiguos colonos llegando en sus burro o bueyes o lo que fuere… no sería difícil decir…. “¡aquí me quedo!”…. un río, parapeto de montaña, medio día, vistas al mar… el sueño de cualquier bungalow…

El problema no está en lo que yo quiero que sea si nó tal vez en lo que se busca de ser… “se espera que sea” en reflexivo pluscuamperfecto pasado.

De un pueblo como Orihuela lo que se espera es algo más de lo que se tiene. Las iglesias, el río, las montañas, Miguel Hernández y las playas ya vienen en el lote.. a partir de aquí es donde hay que empezar a gobernar, edificar, crecer con criterio y sabiduría. Pero eso desgraciadamente escasea, y lo que es peor, escaseará.

Orihuela, según me dicen, es muy compleja…. Un entramado de pedanías distantes en uno de los municipios más extensos del país hace que sea complicado el gobierno. Tenemos playas a 30 km del casco antiguo, pedanías con universidad, otras con hospital, pequeños reductos de residentes por las fronteras de Murcia, con poblaciones intermedias…. vamos, un follón y de los gordos. Ese sistema lo hace incluso más difícil para mantener a todos contentos y aquí es donde está el verdadero “desgobierno”.

Las definición que hay en estos días sobre hacer política, y que a mi entender es totalmente distinta a la que debería ser, hace de este entramado pedaneo un puzzle de votos indispensable para mantenerse en el poder. De ahí que el único oficio que en Orihuela prolifera y se mantiene por mucho tiempo es….. el de “Garbansero” que para quién desconozca la palabra diré que ni es mía ni es broma. Los “Garbanseros” son los dueños de esos puestos ambulantes que van de fiesta en fiesta y entre los que destacan productos como los garbanzos secos, “tramusos” (altramuces para los foráneos), avellanas americanas, pipas, maíz dulce, palmito…etc.

Los políticos de estos lares, como los “garbanseros”, en su necesidad de clientes se desplazan de pedanía en pedanía vendiendo sus productos… el kiosquero con sus tramusos y maíz dulce y el “garbansero” político con su verborrea, promesas políticas y, por su puesto, también el palmito. Ahí los verás en cualquier procesión detrás de la virgensica o el “San Aparecido”… a los políticos justo trás el trono y junto a otros “garbanseros” y al dueño de cortijo, el alcalde pedaneo, quien dará ágapes y votos a cambio de promesas y débitos… a los kiosqueros los tendrás delante y al final… tras los alumbrantes. Todos ellos anunciando los productos que llevan… ¡hay pipas, tramuuuusos, avellanas, PAUS, pabellones, ambulatorios!

Tras el esfuerzo que supone este honrado puesto de “garbansero” es de suponer que no queda tiempo para más. El kiosquero pa su casa a contar las habas que ha pillao y reponer el carro y el político pa la suya a contar los votos recolectaos.

¿Estudios? … pa qué… si esto es un oficio que se aprende con el día a día y pasa de padres a hijos. Las características de los garbanzos, las propiedades de los “tramusos” o los metros cuadrados de un PAU son los mismos de generación en generación y exigen poco esfuerzo. Un poco de geografía al principio para no irte a La Aparecida en vez de Los Desamparados y algo de memoria para darle dos besos a la mujer del pedaneo en vez de a su secretaria.

Por esto todo es un caos, un desconcierto y el mejor escondite de los piratas y mangantes… por eso cuando preguntas ¿qué pasa en Orihuela? te responden… ¡Es que Orihuela es muy difícil! … Claro que es difícil …. como que no has estudiao para gobernar… tan solo lo has hecho para “garbansero”. Por eso cuando llega un empresario “corrupto” y le dice… “si haces esto y esto y esto… te llevas un 20”… ah.. pero eso se puede?.. Sí hombre, claro que se puede… no seas tonto que pa llevárselo otro te lo llevas tú. Y al “garbansero” que le cuesta llegar a fin de mes se le abre la posibilidad de ampliar el negocios y ya está viendo esa flotilla de furgonetas llenas de maíz dulce, tramusos, otros PAUS y más comisiones….. ¡Sea pues!

Orihuela desgraciadamente está estancada por su propia estructura. Tendremos de todo pero en lo cutre. Cutres instalaciones deportivas, cutre entramado industrial, cutre cultural y cutres políticos.

En definitiva…. que tenemos uno de los municipios más complicados que hay en el país gobernado por “garbanseros” vendiendo sus productos y paseando el Palmito por todas las pedanías.






Siguiente