UNA PLAGA A EXTERMINAR
miércoles, 24 junio, 2015, 10:51 AM - Con dos ruedas gordas
Llevo un par de semanas viendo una extraña plaga que se genera en los bosques españoles y cada vez mas lo hace por las fechas del buen tiempo.

La plaga va de pino en pino y sorprendentemente a través de una senda. Parecidas a las procesionarias pero unas son rojas o verdes y otras blancas y se disponen en un curioso orden alternativo y homogéneo que evita pasar desapercibidas.

Su ciclo de vida es de aproximadamente un fin de semana pero las he visto perdurar largos periodos de tiempo ... incluso años.


Llevo dos décadas practicando el Mountain Bike y haciendo eso que ahora llaman enduro. Lo practico porque para mi era, y es, una manera de concebir el deporte con los amigos, la naturaleza y de soltar los fines de semana esa acumulación de tensiones, estrés y cabreos que el trabajo y la rutina te generan entre semana.

Los adelantos técnicos y de ingeniería han sido muchos y diversos a lo largo de todos estos años. Al principio las bicis de MTB eran muy simples y con pocos "artilugios" pero comenzaron a aparecer muchos y novedosos componentes para hacer del deporte algo mucho más seguro, rápido y resistente. Aparecieron los frenos de disco que descansaban nuestras manos en largas bajadas; el GPS para evitar engorrosos mapas y croquis que nadie entendía; la tija telescópica que nos daba una mayor agilidad en tramos con cube y baja; suspensiones delanteras y traseras con largos recorridos y con muy buenas estabilidades; protecciones para el cuerpo que evitan hacerte daño y te dan más confianza; cuadros resistentes a la par que livianos... bueno, y un sin fin de detalles que hace que hoy en día podamos afrontar cualquier dificultad por difícil y técnica que sea.

En el monte uno va como puede... unos más rápidos que otros, otros más seguros y otros más atolondrados. Nos hemos perdido aun con GPS, nos hemos caído sin y con protecciones. Se nos ha hecho de noche y sin linternas... eso forma parte del enduro.

No tengo nada en contra de las pruebas ciclistas, a pié o a caballo salvo las que degradan o dañan el medio ambiente. Y para mi esa plaga degrada y daña el medio ambiente aunque dure poco.

Las pruebas y competiciones motivan y enganchan a la gente a practicar deporte y eso es muy positivo para nosotros y nuestros hijos pero quizá la tecnología y los métodos que tenemos a nuestro alcances sean suficientes para evitar la degradación en los montes. Una trialera bien estudiada o un GPS sobran para evitar tanta cinta de colorines.

Quizá el campeón de lo que ahora llamamos "endureros" deba ser una conjunción de todos los factores que durante tanto tiempo hemos perfilado los que practicamos ese maravilloso deporte y dejemos el monte tal y como está... que está mu bonico.

  |  enlace permanente   |   ( 2.9 / 825 )


Anterior Siguiente