TRES SEGUNDOS DE GLORIA
viernes, 25 noviembre, 2005, 01:01 PM - Idas de bola
Majestuoso aplaude el último héroe televisivo.

Asiente impotente al declive de su equipo y ovaciona resignado a un grande de nuestro tiempo que, para su desgracia, juega en su contra.
Ajeno al momento de gloria masca chicle y calienta con su bufanda de la séptima mientras todo el mundo comparte y ve su gesto.

Caliente se marcha del estadio intentando olvidar el desánimo de caer, un lunes más, en la monotonía de apretar tornillos, de limpiar pescao, amasar pan o de … quien sabe de que.

Pero sin saberlo se ha convertido en un icono de nuestro tiempo.
Se ha convertido en el espejo donde todos nos queremos ver; en un referente mundial de la cortesía y la honestidad.
Tres segundos para la gloria. Tres segundos que todos recordamos con claridad:
" Minuto 77 de partido Gol de Ronaldinho, 0-3 y el Madrid sentenciado. Plano a la grada y …… allí estaba él. Semblante serio de circustancias adversas, barba blanca de tres días y más resignación que menos."

Unos lo recordarán por la osadía del aplauso al contrario, al enemigo, otros por la honestidad de su gesto, otros por la rareza de la acción y otros simplemente por hacer las cosas como se deben hacer. Tan solo fueron tres segundos, pero……. ¡¡qué tres segundos!!.

Y cuando ese hombre llegue el lunes a su tuerca…. ¡Que envidia!
Abrazado por todos sus compañeros, vitoreado por sus subalternos y elogiado por el capataz.
Esa palmadita del superior y ese comentario. ¡Ayer te vi en la tele fulanito! ¡bien hecho,… buen gesto!

Te has ganao a pulso ser el “Trabajador del Mes”. Te has ganao la confianza de tus jefes y el respeto de los colegas. Por fin te dejarán las llaves para que abras el primero. Que del sueldo ni hablamos.

Posiblemente no recuerde dentro de una semana aquellos tres segundos.
Sus compañeros no se sentirán ya importantes de conocerlo y sus jefes le hayan quitado las llaves y retirado el habla.
Pero esa semana no se la quita nadie.

Y dentro de 100 años quien sabe.

La nueva imagen de un nuevo Santaclaus, la cara lavada de Roger Mc.Donals, un nuevo superhéroe, portada del Times, imagen corporativa de Nike, logo de Microsoft… quien lo sabe.

Duro destino el suyo que sucumbe a la globalización sin ser más global que su afición por su afición a las fabes.
Duro destino el que otros revienten el bolsillo mientras el héroe no salga de pobre.
Duro destino nos ha tocado vivir donde los medios son los que aprietan esas otras tuercas que no sabemos ni podemos apretar.

Que duro debe ser tener tres segundos de gloria y que no te pertenezcan.

No tengo foto de él pero lo recuerdo como si fuera mi padre. (Que por ciento es su cumpleaños hoy).

  |  enlace permanente   |   ( 3 / 1582 )


Anterior Siguiente